Madera de pino pátula inmunizada

EL PINO PATULA

Madera de pino pátula inmunizada

La madera de pino pátula inmunizada Pinus patula Deppe in Schlecht. & Cham. Guías silviculturales para el manejo de especies forestales con miras a la producción de madera en la zona andina colombiana.

Pino, la mejor opción.

La madera de pino pátula inmunizada tiene una durabilidad natural limitada por sus características físicas. Con el tratamiento adecuado se convierte en una materia prima extremadamente eficiente, duradera y estética.

En particular destaca el pino por su buena adaptación a la impregnación, la mecanización y el procesamiento. Es una madera de gran resistencia para utilización en estructuras y con cualidades excepcionales para otro tipo de aplicaciones y es muy abundante en la península Ibérica.

Además se puede disponer de piezas de pino certificadas y clasificadas para cualquier diseño o proyecto.

La madera de pino pátula inmunizada se impregna fácilmente.

Madera de pino pátula inmunizadaSin tratamiento o deficientemente tratada. Es muy fácil que una madera cualquiera se pudra o sufra ataque de insectos en plazos inferiores a algunos meses. Ciertas maderas, en general tropicales, ofertan una aceptable durabilidad natural, pero económicamente o físicamente (peso, dureza…) no son satisfactorias. Otras maderas habituales, como el abeto, podrían ser una alternativa si fuera impregnable en profundidad. El pino combina un buen nivel de penetración y de retención para los tratamientos en clase 4. En el pino la albura es impregnable y su duramen lo es parcialmente.

La madera de pino pátula inmunizada ofrece buenos niveles de resistencia mecánica.

Madera de pino pátula inmunizadaDensidad, dureza, contracción, flexión, elasticidad/flexibilidad son las características contempladas para elegir una madera.

La madera de pino pátula inmunizada es fácilmente transformable y procesable.

Se trata de una madera semi-pesada, poco nerviosa, semi-dura, la cual es apta para el chapado. Y cuyo mecanizado es fácil en todos los aspectos. El encolado es apto, se puede clavar y atornillar con facilidad. Se combina sin dificultad con piezas metálicas de conexión. Además es una madera de color claro que ofrece posibilidad de pinturas para todos los gustos.

Proyectar con madera de pino tratado.

Madera de pino pátula inmunizadaEl empleo de la madera tratada implica actuar con profesionalidad más allá del proceso de impregnación. Desde la madera en su forma primaria hasta su instalación y aplicación. Intervendrán también profesionales y fabricantes especializados.

La madera de pino pátula inmunizada tratada es parte de un sistema integral que implica el control de los recursos naturales. La intervención de un capital humano experimentado y la profesionalización de las herramientas empleadas.

La madera de pino pátula inmunizada es un material empleado tanto en estructuras de gran envergadura como en pequeñas aplicaciones. Es una materia prima con propiedades óptimas para adaptarse a una infinidad diseños. Posee una resistencia mecánica extraordinaria además de otras propiedades experimentadas y recogidas por medio de múltiples cálculos y estudios.

Madera de pino pátula inmunizadaCualquier aplicación necesitará estudio específico o diseño previo. Estos diseños deben ser siempre realizados por profesionales experimentados y según las normas o técnicas avaladas. Por ejemplo, el Código Técnico de la Edificación ha incluido una sección en exclusiva sobre la madera.
El montaje y la colocación en obra constituyen al igual que el diseño y los cálculos una labor de profesionales.

 Colocación y montaje.

Toda aplicación en madera requiere de un sistema de colocación y montaje específico.

La madera de pino pátula inmunizada tiene unas propiedades únicas, se trata de un material natural. Es importante tener un conocimiento exacto de su comportamiento para conseguir una correcta instalación y colocación que garantice la durabilidad del proyecto.

Tecnicidad

La instalación y montaje de elementos en madera tratada es labor de técnicos y producto de conocimientos especializados.

Desde la elaboración del proyecto y durante todo el proceso de la obra se cumplirán unas reglas precisas en relación con la madera.

Un error habitual  es el almacenamiento incorrecto de la madera en la obra.
El mal cuidado de la madera antes y durante le montaje puede provocar comportamientos no deseados y difíciles de subsanar. De manera general, se recomiendan una serie de criterios técnicos en cuanto a la conservación y almacenamiento de la madera de pino pátula inmunizada tratada en la obra:

  • Mantener el material debidamente paletizadorastreladopara su ventilación
  • Para limitar al mínimo el alabeo del material aserrado, se recomienda conservarlo durante 10 ó 20 días (sobre todo en zonas de clima seco) antes de llevar a cabo su instalación definitiva.
  • Evitar cambios bruscos de humedad de la madera de pino pátula inmunizada, manteniendo el material bajo techado en sombra:
    • Cuando se trata de material aserrado.
    • Traslado el material a zonas de distinta climatología.
    • Cuando existen cambios de temperatura o higrometría ambiental.

Una tarea indispensable en la obra será también verificar que el diseño de las obras es compatible con el producto final. Tanto en lo relacionado con las secciones como en lo de las uniones. Se cuidará particularmente:

  • La sujeción de las piezas entre ellas, y los tipos de sujeción.
  • La exposición de piezas sensibles al sol.

El tamaño general de las piezas y las secciones empleadas

Gestión Sostenible.

El patrimonio natural no es un bien infinito, si no que necesita ser permanentemente atendido y cuidado.

Se entiende por gestión sostenible de los bosques la administración y el uso de los bosques y otros terrenos arbolados de una forma y a un ritmo que permitan mantener la diversidad biológica, productividad, capacidad de regeneración, vitalidad y potencial para desempeñar, ahora y en el futuro,  las funciones ecológica, económica y social pertinentes, a los niveles local, nacional y mundial, sin causar daños a otros ecosistemas.

El riesgo de un desarrollo insostenible es la desaparición, en un plazo más o menos largo pero de forma ineluctable, no sólo de los recursos no renovables como el petróleo y los minerales, sino también de aquéllos que siempre hemos considerado inagotables, pero cuyo ciclo de regeneración es más lento que su consumo, como sucede con los árboles.

Certificación forestal y cadena de custodia.

Madera y cambio climático.

El cambio climático y los bosques están íntimamente ligados. El aumento de la temperatura modifica las pautas pluviales.

Por un lado, la destrucción excesiva, tala e incendio de los bosques producen dióxido de carbono, gas responsable del efecto invernadero.

Por otro lado, los bosques y la madera que producen, atrapan y almacenan dióxido de carbono con influencia muy positiva sobre el cambio climático.

Además de absorber el dióxido de carbono lo convierten, a través de la fotosíntesis, en carbono que se “almacena” en forma de madera y vegetación. Este proceso se denomina “fijación del carbono”. El carbono producido por los árboles, sumado al existente en la biomasa proporciona la mayor cuantía de materia protectora ante el cambio climático (lucha contra el efecto invernadero).

A este fenómeno natural se tienen que sumar los efectos beneficiosos de una intensa y sistemática tala-repoblación forestal.

También es importante señalar que, aun transformada, la madera empleada en construcción y muebles conserva la propiedad de fijación del carbono y actúa como sumidero de carbono durante siglos.

Certificación forestal.

La certificación forestal nace con el objetivo de proteger los bosques y su diversidad biológica.

Madera de pino pátula inmunizadaEl proceso de certificación  fomenta la mejora de la gestión de los bosques y la garantía de un mercado para los productos certificados.Todos los bosques  que son administrados y gestionados correctamente pueden certificarse, consiguiendo así un reconocimiento en el mercado.

La certificación forestal de la madera es, actualmente, la iniciativa más importante que se está llevando a cabo para mejorar la gestión forestal en los bosques del planeta y frenar el proceso de deforestación.

Contribución ecológica de la industria.

La madera de pino pátula inmunizada es probablemente la única materia prima renovable que se utiliza a gran escala y cuyo aprovechamiento no daña al medio ambiente.

Madera de pino pátula inmunizadaLa repoblación en zonas donde ha desaparecido el bosque e incluso el bosque tropical, proporciona abundante madera para el futuro. El aumento del rendimiento logrado con la mejora genética ayuda a garantizar la disponibilidad de madera para las generaciones futuras.

La industria de la madera de pino pátula inmunizada es la más interesada en conservar y mejorar los bosques, puesto que además de proteger los valores de equilibrio ecológico del planeta es la fuente de aprovisionamiento de materia prima con la que trabaja.

Un producto ecológico.

Madera de pino pátula inmunizadaEn la actualidad los recursos naturales están considerados como un bien a administrar sabiamente. Es la herencia para las futuras generaciones.

Los factores que contempla el “desarrollo sostenido” se podrían resumir en los siguientes:

Ahorro energético.
La energía necesaria para la fabricación de la madera es únicamente la energía solar (función clorofílica).

El consumo de energía en el proceso de transformación de la madera es muy inferior cuando se compara con los del acero, aluminio o cemento.

Respeto al medio ambiente y equilibrio ecológico.


El aprovechamiento de los bosques ordenados conjuga el aspecto productivo (la obtención de la madera), con el respeto al medio ambiente y la conservación del equilibrio ecológico.

La tecnología desarrollada en la industria maderera permite procesos de fabricación en los que se han incorporado los más sofisticados controles para asegurar la calidad en todas sus fases y en el producto final, así como para evitar el deterioro del medio ambiente.

Reciclaje y ahorro de materia prima.


Una vez finalizado su ciclo de vida, la madera se recicla o se revaloriza como abono o energía calorífica, sin contaminar el medio ambiente.

Si se incluyeran los costes de reciclaje o eliminación de residuos en el precio de los productos industriales, pocos materiales podrían competir con la madera. Las mejoras en las técnicas de fabricación y los nuevos productos permiten llegar a un nivel de aprovechamiento óptimo de la materia prima. Se aprovechan todos los residuos de mecanización de otras industrias (aserraderos, embalajes,  etc.), de tratamientos selvícolas como podas o aclareos y de repoblaciones con especies de crecimiento rápido.

Se puede hablar de un aprovechamiento integral de la madera de pino pátula inmunizada. La parte que no resulta apta para su incorporación a los procesos productivos, como la corteza, se aprovecha también transformándola en energía o compost.